viernes, 10 de febrero de 2017

Charla a fondo con Carlos Baute: “Pienso la música en términos digitales”

Charla a fondo con Carlos Baute: “Pienso la música en términos digitales”
 Por Germán Arrascaeta

El cantante venezolano dice que está obsoleta la idea de disco de 10 canciones y que piensa estrategias para estar en los dispositivos móviles de la gente. En otro orden, prioriza la paternidad por intensa que se haya vuelto su carrera.
Carlos Baute está de gira estival porque se encadenaron una serie de casualidades. La promoción de un simple llevó a un showcase acústico, esa presentación acústica sedujo a algunos productores y de ahí al diseño de una gira estival sólo bastó que alguien lo verbalizara como una posibilidad. Lo concreto es que el venezolano, uno de los ases del pop latino del último tiempo, ya pasó por Villa Carlos Paz y volverá este lunes para ratificar convocatoria.
Lo hace en un período bastante particular de su trayectoria, en el que quiere dar un salto definitivo hacia lo urbano con total descrédito hacia la noción de disco. Disco: obra sonora que en la música popular se publica con un número promedio de 10 canciones, mientras la industria interviniente te empuja a una gira posterior a la instancia edición. “Llevo cuatro años sin publicar un disco”, diagnostica Baute entre la jactancia y la convicción de que hay un nuevo contexto que merece ser atendido. “No lo he considerado necesario, así que estuve publicando singles. En 2013, cuando salió (el disco) En el buzón de tu corazón, ya quería grabar con productores colombianos de música urbana y terminé haciéndolo con Andrés Castro. Desde entonces, sentí que ese tipo de apuesta se asociaba más a la idea de single que debía ver la luz cada tantos meses”, amplió el artista, que ya lleva tres años sin volver a su país.
Sigue Baute: “Ahora, precisamente, vine a promocionar Ando buscando, mi último single que tiene feat (acompañamiento) de Piso XXI, y todo se dio para hacer estar gira, que de un simple showcase pasó a un tour de 15 fechas. No estaba en los planes y está perfecto que haya sido así; recién en octubre haré un tour de los ‘convencionales’, de esos que apuntalan un disco para el que ya corté cinco singles. ¿Me explico? La noción de disco ha cambiado según los modos de consumo del público. Siento que no puedo ir contracorriente”.
–¿Cuál es tu ambición, entonces?
–Estoy pensando la música en términos digitales. Yo quiero sonar en los celulares, en las discotecas, en los bares… Quiero estar con la gente, en el día a día, y más allá de lo que programen las radios. Spotify, Deezer, Apple Music… Allí hay que estar. El plan es sacar un tema cada cuatro meses; de aquí a 10 años, será una locura la cantidad de singles que tendré. Prefiero eso a lo típico, que es cada dos años sacar un disco de 10 canciones que resultan de una selección de 40 previas. Prefiero quemarme el bocho con la producción del single.
–¿Qué podés decir del próximo?
–Sólo que lo publicaré en mayo y que tendrá un feat costosísimo. También que es un tema que mezcla folklore, dance y urbano. Llevo un año produciéndolo y le he dado todas las vueltas que te imagines. Incluso, pensar la letra hasta que tenga una doble lectura. Ese tiempo puesto en un solo tema, te permite llegar a una gran canción, a una bomba como la que estoy por publicar. No hay tiempo disponible para mantener ese nivel en nueve tracks más. En estos términos, en España soy el tercero más reproducido en Spotify. Me gusta lo que pasa con los Youtubers, es como un modelo a seguir: la gente no sabe en qué están y, de repente, explotan.
–Tu base de operaciones es Madrid, ¿no?
–Sí, pero ahora sólo puede volver por unos pocos días. Me quedan tres conciertos más aquí, y luego tengo que viajar hacia Colombia y México. Vivo una verdadera locura, pero todo lo que sea tocar es bienvenido. Por otro lado, fuera de casa puedo componer; adentro, se complica.
–Es evidente que te referís a la paternidad.
–Algo hermoso. Y ahora iremos por más.
–Es curioso. En este negocio se abona la idea de natalidad controlada.
–Entiendo, pero siento que es la edad para vivir plenamente la paternidad. No sé si será tan intenso cuando sea mayor. De hecho, no reincidimos más rápido porque en el embarazo mi mujer tuvo una pérdida y debió hacerse una cesárea programada. Eso no nos permitió tener babies por 10 meses o un año. Pero ahora cuando vuelva, ese tiempo habrá pasado y echaré algunos tiros. (risas)
–¿Qué tipo de desafíos expresivos te plantea el crossover hacia lo urbano? Supongo que deberás bailar más…
–Siempre he bailado. El 90 por ciento de mi show es bailado. En el show canto dos o tres baladas, lo cual representa un porcentaje muy bajo del total. Lo mío es pop latino, una mezcla, así que la idea de crossover no sé si vale. Amarte bien, una canción que se hizo muy conocida, la interpreto siempre aproximada a la versión bailable que hice con Juan Magan, que data de 2010… Quiero decir, estoy en este asunto de lo urbano desde hace tiempo. En el buzón de tu corazón pasa lo mismo, planteo lo que surgió en colaboración con Danny Romero. Además, he sido un chaval que ha bailado con Los Ilegales, con Proyecto Uno… ¿Recuerdas esa época?
–Sí, claro.
–Bueno, la siento similar a ésta. De todos modos, aclaro que el reggaetón más radical a mí no me gusta; me produce lo mismo que el thrash metal. Del reggaetón me gusta sólo la base. A Ando buscando la saqué ahora pero la compuse en 2008; quiero decir, no cambié demasiado. A lo sumo, antes componía con guitarra y ahora lo estoy haciendo desde bases.
–¿Es complicado trascender un éxito como el de “Colgando en tus manos”?
–Las canciones tienen su protagonismo durante un tiempo. Esa fue la más importante, no lo pondré en duda, pero Amor y dolor también genera cosas maravillosas. Siento que un éxito así te empuja a ser competitivo. Siempre diremos que estamos haciendo lo mejor en tiempo presente, sin embargo. Lo que me costó a mí con Colgando en tus manos, le costará ahorita a Luis Fonsi con Despacito.
–Por último, ¿hace cuánto que no vas a Venezuela?
–Ya hace tres años. No voy para no arriesgar. Porque conozco compañeros a los que le han sacado el pasaporte, congelado las cuentas, y se han llevado su buen susto. El día que cambie el gobierno, volveré a mi país. Quiero regresar, claro. Venezuela no estaba acostumbrada a morirse de hambre, pero… La semana pasada, mi tío me envió fotografías de familias enteras buscando comida entre la basura como postal urbana de lo más corriente. Por otro lado, mediante fundaciones conseguimos ocho toneladas entre comida y medicamentos, pero en el mejor de los casos tardan más de tres meses en entrar. No le veo una clara a la situación, sinceramente.
En concierto En el teatro Luxor
Carlos Baute actuará el lunes, desde las 21.30 y en el teatro Luxor de Villa Carlos Paz (avenida Libertad 211). Sectores B y C: $ 685 (efectivo, $ 615); Platea alta: $ 585 (efectivo, $ 515), sectores A y D: $ 585 (efectivo, $ 515) y fila 19 y pullman: $ 485 (efectivo, $ 415).

Nota en "La Voz", Argentina : http://vos.lavoz.com.ar/musica/charla-fondo-con-carlos-baute-pienso-la-musica-en-terminos-digitales

carlosbautetodo.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada